Breves nociones de grafología

La grafología es la técnica que estudia las características psicológicas de la persona a través de la forma y los rasgos de su escritura. Mientras que el texto simboliza el yo social, la firma es el reflejo del yo íntimo.

Aspecto que desvalorizan la persona:

Tachar la firma.
Realizar con menos tamaño algunas de las partes de la firma.
Realizar con menor legibilidad alguna de las partes.
Escritura temblorosa.
Firmar con dos renglones, desvaloriza lo que hay debajo.
Firmar sólo con las iniciales.
Firmar con enmiendas (muchas floritura).
Parte de la firma más estrecha que la otra.

Para analizar una firma, primero estudiaremos la escritura y luego la rúbica, que es el trazo que adorna la escritura.

LETRA

– Letra inicial de la firma pequeña: sentimiento de inferioridad.
– Normal: equilibro consigo mismo.
– Grande: lucha por ascender. No se conforma con lo que tiene. Necesita que le reconozcan sus méritos constantemente.
– Muy grande: orgullo desmesurado. Tiene que destacar por encima de los demás.
– Anchura inicial de la firma: nos revela la firmeza con la que se camina por la vida.
– Pequeña: temor y vacilación. Timidez.
– Normal: seguridad y aplomo.
– Ancha: fuerza y empuje.
– La dirección: simboliza la ambición del sujeto y el camino empleado para tratar de conseguir sus metas.
– Ascendente: sus metas y objetivos según el grado de inclinación son más o menos alcanzable.
– Normal: madurez y autocontrol. Probablemente ha colmado sus expectativas en el plano profesional.
– Descendente: poca ambición.

LA RÚBICA

Permite ver cómo son las ambiciones personales y los mecanismos de defensivos que utiliza para salvaguarda su intimidad. A más rúbica, menos personalidad. Y menos rúbica, más personalidad.

SITUACIÓN

-Alejada: lo hace como autoprotección. Tiende a poner barreras entre él y los demás.
– Cercana: se relaciona bien con los demás.
– Invade el texto: tenencia a invadir el terreno de los demás.
– Tacha el texto: siente deseo de cambiar algo de su personalidad. Si es muy evidente, no se acepta.

SUBRAYADO

– Pequeño: poca valoración de sí mismo. No se siente seguro.
– Igual: valoración justa.
– Grande: no se siente seguro de sí mismo. Necesita muletas.
– Subrayando varias veces: necesidad de hacerse notar constantemente. Desea imponerse.
– Separa nombre y apellido: separa el plano social o laboral del personal.
– El nombre subrayado entre dos líneas: prefiere acatar lo que le dicen. Se autolimita en la consecución de las letras.

CURIOSIDADES

¿Cómo podemos identificar a un mentiroso?¿Y un charlatán o chismoso? ¿Y un egoísta?¿Qué significa cuando una persona escribe con letra grande?¿Y letra pequeña? ¿Cómo podemos saber si una persona está deprimida? ¿Cómo podemos saber si una persona está tomando drogas o es farmacodependiente? ¿Cómo escribiría una persona violenta? ¿Y una persona afable?

¿CÓMO PODEMOS SABER SI ALGUIEN ES NOBLE A TRAVÉS DE SU FIRMA?

NOBLE: línea recta. Legible. Rúbica sencilla o ausente. Tamaño de la firma y de la escritura igual o similar. Nunca menor.

INNOBLE: ilegible. Rúbica complicada. Firma grande con respecto del texto. Muy ascendente.

Me doy permiso

Me doy permiso para separarme de personas que me maltraten, que me traten con brusquedad, presiones o violencia. No acepto ni la brusquedad ni mucho menos la violencia aunque vengan de mis padres, pareja, hijos, de nadie. Las personas bruscas o violentas quedan ya, desde este mismo momento, fuera de mi vida. Soy un ser humano que trata con consideración y respeto a los demás. Merezco también consideración y respeto.

Me doy permiso para no obligarme a ser el alma de la fiesta, el que pone el entusiasmo en las situaciones, ni ser la persona que pone el calor humano en el hogar, el que está dispuesto al diálogo para resolver conflictos cuando los demás ni siquiera lo intentan. No he nacido para entretener y dar energía a los demás a costa de agotarme yo: no he nacido para estimularles con tal de que continúen a mi lado. Mi propia existencia, mi ser; ya es valioso. Si quieren continuar a mi lado deben aprender a valorarme. Mi presencia ya es suficiente: no he de agotarme haciendo más.

Me doy permiso para no tolerar exigencias desproporcionadas. No voy a cargar con responsabilidades que corresponden a otros y que tienen tendencia a desentenderse. Me doy permiso para no agotarme intentando ser una persona excelente. No soy perfecto, nadie es perfecto y la perfección es oprimente.

Asumo plenamente mi derecho a defenderme, a rechazar la hostilidad ajena, a no ser tan correcto como quieren; y asumo mi derecho a ponerles límites y barreras a algunas personas sin sentirme culpable. No he nacido para ser la víctima de nadie.

Me doy permiso para no estar esperando alabanzas, manifestaciones de ternura o la valoración de los otros. Me permito no sufrir angustia esperando una llamada de teléfono, una palabra amable o un gesto de consideración.

Me afirmo como una persona no adicta a la angustia. Soy yo quien me valoro, me acepto y me aprecio. No espero a que vengan esas consideraciones desde el exterior. Y no espero encerrado o recluido ni en casa, ni en un pequeño círculo de personas de las que depender. Al contrario de lo que me enseñaron en la infancia, la vida es una experiencia de abundancia. Empiezo por reconocer mis valores, y el resto vendrá solo. No espero de fuera.

Me doy permiso para no estar al día en muchas cuestiones de la vida: no necesito tanta información, tanto programa de ordenador, tanta película de cine, tanto periódico, tanto libro, tantas músicas. Decido no intentar absorber el exceso de información. Me permito no querer saberlo todo.

Me permito no aparentar que estoy al día en todo o en casi todo. Y me doy permiso para saborear las cosas de la vida que mi cuerpo y mi mente pueden asimilar con un ritmo tranquilo. Decido profundizar en todo cuanto ya tengo y soy. Con lo que soy es más que suficiente. Y aún sobra. Me doy el permiso más importante de todos: el de ser auténtico.

No me impongo soportar situaciones y convenciones sociales que agotan, que me disgustan o que no deseo. No me esfuerzo por complacer. Si intentan presionarme para que haga lo que mi cuerpo y mi mente no quieren hacer, me afirmo tranquilo y firmemente diciendo que no. Es sencillo y liberador acostumbrarse a decir no.

Elijo lo que me da salud y vitalidad. Me hago más fuerte y más sereno cuando mis decisiones las expreso como forma de decir lo que yo quiero o no quiero, y no como forma de aceptar las elecciones de otros. No me justificaré: si estoy alegre, lo estoy; si estoy menos alegre, lo estoy; si un día señalado del calendario es socialmente obligatorio sentirse feliz, yo estaré como estaré.

Me permito estar tal como me sienta bien conmigo mismo y no como me ordenan las costumbres y los que me rodean: lo normal y lo anormal en mis estados emocionales lo establezco yo.

Anónimo

¿Qué es la Hipnosis?

La hipnosis es una herramienta que se viene utilizando desde hace muchos años en terapia clínica. La hipnosis es un estado de atención focalizada. Existen dos tipos de hipnosis: la clásica y la Ericksoniana.

La hipnosis Ericksoniana fue creada por el afamado terapeuta Milton Erickson. Es un tipo de hipnosis que se adapta a la medida de la persona.

La sociedad ha avanzado en pocos años a un ritmo muy acelerado. Tanto que mucha de las personas les cuesta adaptarse a los nuevos cambios. Para ello, construimos o generamos patrones de comportamiento que nos permitan desenvolvernos con mayor soltura. Estos trajes, muchas veces heredados, se convierten en corsés que nos ahogan y aprietan. Porque en realidad tienden a ocultar nuestra verdadera realidad. Nosotros mismos. Tendemos a desocuparnos de nosotros, en lugar de ocuparnos. Cada persona es única y genuina. Debemos aprender a conocernos y aceptarnos.

En la mente humana se halla el consciente y el inconsciente.

Hablar del inconsciente es hablar de una caja misteriosa donde el lenguaje de los símbolos es el lenguaje que manda. Donde todo es posible. Y donde pueden suceder las cosas más insospechadas. Hablar del inconsciente es hablar de la conexión de todos nosotros y del universo. Es habla de la parte más desconocida de nuestra mente.

Habitualmente, andamos por la vida con una máscara. La palabra “persona” que viene del griego, significa máscara. Andamos por la vida con nuestra máscara de la profesión, de la posición social, de la labor en la familia…

Pero detrás de esa máscara hay toda una serie de cualidades únicas pero a la vez comunes entre las personas. Todos tenemos miserias, sufrimientos, dichas y todos sufrimos el vacío, el dolor…

Como no hemos nacido con un manual que nos enseñó a superar todas esas cosas, vamos aprendiendo por el camino como buenamente podemos. Porque cada uno hacemos las cosas lo mejor que sabemos en cada momento. Por eso, debemos ser indulgente con nosotros mismos a la hora de juzgarnos.

El ser humano tiene una parte física y entramos por la puerta de la conciencia a través del deporte, por ejemplo, esto nos conecta con algo poderoso dentro de nosotros.

Por otro lado, tenemos una parte mental, los pensamientos, los cuales se dividen en la parte cognitiva y racional,  que están ubicados en el hemisferio derecho. También tenemos una parte energética que se capta a través de la cámara Kirian, conocida también como aura. A través de ella podemos captar muchas cosas y es muy utilizada en el mundo oriental.

Las emociones también son muy importantes. Expresarlas ante la sociedad no solía ser muy recomendable, pues todo tiene que ir regido por la razón. Sin embargo, esto ha comenzado a cambiar, por eso se han desarrollado muchos libros sobre Inteligencia Emocional, como los de Daniel Goleman, en donde nos dice que todo pensamiento va asociado a una emoción. No se pueden separar. Por eso, es tan importante tener una inteligencia racional y otra inteligencia emocional.

Y por último, la parte más íntima, la parte esencial, la parte sabia es la parte que en los momentos de oscuridad puede darnos luz.

En la hipnosis se manejan mucho los símbolos, que en griego significa “lo que une” y para los hipnoterapeutas es el lenguaje del inconsciente.

Trance = transitar: estado de conciencia diferente al que estamos habitualmente.

Trance hipnótico: conecta intensamente con un pensamiento, estado o emoción.

Tipos de frecuencias usadas en hipnosis: beta (conciencia), gama (pánico, miedo), alfa (sillón viendo la tele, ensoñación), comenzamos a acceder al inconsciente. Luego, theta y delta (sueño profundo).

Efecto Iceberg: el consciente ocupa el 5% de nuestra mente y es el que emerge, pero el resto es inconsciente  y es el que manda. Por mucho que el consciente quiera nadar hacia una dirección, si el inconsciente va al contrario es el que mandará. Por eso, es muy importante trabajar con el inconsciente, porque si él no está deacuerdo, no te vas a mover en la dirección que exige tu inconsciente.

Nuestro cerebro es tripartito, está dividio en hemisferio derecho, izquierdo y el reptiliano que es primario, los instintos de defensa y es muy poderosa en nostros porque gracias a ella sobrevivimos.

Las otras partes del cerebro son:

Mesocortex: que nos ayuda a formar sociedades.

Neocortex: la parte que nos hace humanos.

Si somos capaces de alinear los tres cerebros y usamos la total capacidad del cerebro podremos realizar verdaderos milagros, contactar con la luz interior, con el Maestro Interior y ser dueños del rumbo que queremos seguir en nuestra vida. Dentro de nosotros tenemos el maestro más importante, aunque en occidente le dan más fuerza a la materia y en oriente a lo espiritual, pero fusionar ambas cosas nos dará amplio y profundo conocimiento para acceder a un estado de conciencia y al guía interior. Del mismo modo también se llega a tener estados y conocimientos e información y esos estados son:

  • Letárgico: relajación (sentarnos, músculos sueltos, respiración profunda).
  • Trance medio.
  • Estado cataléptico (rigidez de los músculos).
  • Sonanbulia: trance hipnótico. El más profundo.

Trabajar con el mapa de cada persona nos ayudará a ir a otras vida, al presente y al futuro para brindar equilibrio y la salud, alejándonos de la enfermedad y el desequilibrio. Todas las respuestas están dentro de nosotros.

La enfermedad puede ser: física, mental o energética. Si es energética, hay que trabajar la energía, la mente y la emoción para acceder a la información transpersonal que nos conecta con el universo.

AUTOHIPNOSIS

Elige una habitación tranquila. Siéntate cómodamente con la cabeza apoyada y los brazo sobre tus muslos.

Observa un punto, como por ejemplo una vela o un punto negro en un papel y sitúala a 30 cm de tus ojos y un poco por encima de éstos.

Previamente memoriza un párrafo de lo que quieras reforzar o cambiar en tu comportamiento o actitud.

Piensa la relajación. Piensa en cómo tus músculos se van volviendo flácidos y blandos.

Mira fijamente el objeto que tienes enfrente. Inspira profundamente, retén el aire unos instantes y luego suéltalo lentamente. Conforme exhales, repítete: relájate, relájate relájate. Repite la secuencia hasta 7 veces.

Tu cuerpo se va lejando poco a poco.

Tus ojos empiezan a ponerse llorosos. Parpadeas y los párpados te pesan. Tus ojos se cierran.

Si quieres entrar en un estado más profundo repítete:

  • Me hundo, me hundo, me hundo… cada vez más profundamente, cada vez más profundamente.
  • Ahora estoy en un estado profundo, profundo, profundo de autohipnosis y me estoy hundiendo cada vez más profundamente, cada vez más profundamente, cada vez más profundamente.

Inspira y espirar profundamente varias veces, piensa en las diferentes partes de tu cuerpo desde los dedos de los pies hasta los de la mano. Mándate órdenes: relájate, relájate, relájate.

Ahora es momento de decirte el párrafo que tienes memorizado.

Una vez termines te dirás: contaré hasta tres y me despertaré, y cuando me despierte, me voy a sentir muy bien, me voy a sentir magníficamente, me voy a sentir como nunca me he sentido antes. 1, 2, 3..!!! y despiertas rejuvenecido.

Si luego te vas a la cama te dormirás rápidamente y se grabará en un inconsciente. Cuando despiertes por la mañana, repítete: me siento muy bien, me siento muy bien.

¡Piénsalo! ¡Créelo! Y ¡Actúa!

Regresa a ti

Has tenido el valor de nacer. Tal vez no dispusiste de suficientes recursos. Puede que no te supieran educar. Quizás nadie te supo ver y nadie te supo amar. Tal vez acumulaste heridas abiertas, cansancio y dolores. Puede que hayas tenido la tentación de rendirte al sufrimiento y al abandono, pensando que así mitigarías tu soledad. Sin embargo, estás aquí y mereces ser feliz.

Recuerda que si permaneces aquí, es porque así lo deseas, es porque eres capaz.

Por muy abajo que hayan llegado tus circunstancias, tus alas siempre te permitirán volar.

Por muy profunda que sea la amnesia de tu mente, tu corazón siempre te sostendrá.

Eres poderoso y bello. El Universo te ama y tiene fe en ti, por eso, en cada instante te da todo lo que puedes necesitar para evolucionar, para recordar, para ser feliz.

Tu camino es único y sólo tú lo puedes andar. Nadie hará por ti lo que tú mismo no hagas. No tienes enemigos, sólo aliados que te muestran tu juego.

Lo que ves en los demás no es más que tu propio reflejo. Deja de luchar, basta con actuar. Descubre dónde estás.

Camina y atrévete a ser quien has venido a ser. Olvida las dudas, trasciende lo que te ha limitado… ¡Vuela!

Cuida tus palabras, tus pensamientos y tus siembras, eres una herramienta de tu alma manifiesta en la Tierra. Responsabilízate de ti y de tu vida.

Sé valiente, sé honesto, sé coherente. Sé una digna muestra de voluntad que te trajo hasta aquí.

Sé tierno y amoroso sin dejar de ser impecable y implacable.

No te resistas. Confía, suelta el control de tu ego. Entrégate. Deja de esperar, descubre tu presente con honestidad y agradecimiento.

Usa tu energía sólo en aquello que realmente la requiera. Y recuerda preguntarte: ¿para qué?.

Tus creencias crean tus actitudes y tus actitudes crean tu destino.

Sé correcto y amoroso, sal de la sensibilería y el prejuicio.

Eres un ser completo. Todo lo que necesitas está en ti. Cuando lo descubras, dejarás de padecer la soledad.

Deja ir todo lo que te ha limitado. Descubre tu esencia, tu belleza y tu auténtico poder. Necesitas derramar todo el amor que guardas en tu interior.

Trasciende las apariencias y comparte tu corazón. Revisa tus valores, encuentra el sentido de tu vida, atrévete a salir de la mediocridad.

No huyas de tu oscuridad, porque tú también eres eso de lo que huyes.

La iluminación consiste en integrar en la luz todo eso que no has querido reconocer de ti.

Recupera la inocencia, aprende a mirar el mundo y a ti con ojos limpios, libres de un pasado frustrante, triste o desconfiado. Aprende a mirarte cada instante con los ojos del amor.

Deja de esperar reconocimiento, deja de esperar que las cosas sean mejores, deja de esperar que los otros cambien, deja de hacer lo que crees que los demás esperan de ti, deja de alejarte de ti, deja de hacerte daño.

Elige, decide, confía, actúa, atrévete, manifiéstate, brilla y permite que la vida te ofrezca y te sostenga.

Haz de este tu hogar, crea con consciencia tu vida, disfruta de cada oportunidad, haz fácil lo difícil, cumple tu misión, sé leal a tu alma, manifiesta tu grandeza, haz todo lo que puedas, comparte desde el ejemplo, mira el corazón de los demás.

Entrégate por entero a la vida, sólo recibirás de ella aquello que tú le des. Y como mereces lo mejor, debes estar dispuesto a ofrecer lo mejor.

Vuelve a tu hogar. Regresa a ti. Conoces el camino. Tu alma te está esperando.

¡Namasté!

Los mapas mentales

Los mapas mentales son un método de análisis que permite ordenar los pensamientos, utilizar al máximo nuestra mente y hacer que fluya la información.

A lo largo de nuestro años, nos han enseñado a aprender de forma lineal y tradicional. Éste es un método erróneo porque no empleamos el hemisferio derecho que es el de la memoria simbólica, rápida y a largo plazo. Sería como corre una carrera de velocidad con una sola pierna. Se trata de un método monótono y aburrido y no emplea la imaginación que es más importante que el conocimiento.

Imagina que tu cerebro es una biblioteca recién construida y completamente vacía, a la espera de ser llenada con información y datos. Tú eres el bibliotecario y tienes que disponer la información organizándola según su tamaño. De grande a pequeño.

Si no organizáramos la biblioteca y colocáramos los libros apilados en el suelos, cuando alguien nos pidiera un libro le diríamos: lo que buscas está por ahí. ¡Suerte! Esta es una buena metáfora para describir el estado mental de la mayoría de la gente.

La mente de las personas contienen mucha información pero está mal organizada y hace que les resulte imposible utilizarla eficazmente. Esto les lleva a sentir frustración y rechazo a la hora de asumir más información.

Imagina por un momento que eres un bibliotecario con toda la información organizada y accesible, y además contarás con un sistema informático para localizar la información a velocidad del rayo.

¿QUÉ ES UN MAPA MENTAL?

Ees un método de análisis que permite organizar con facilidad los pensamientos y utilizar al máximo las capacidades mentales. Es una forma sencilla de gestionar el flujo de información entre tu cerebro y el exterior.

¿PORQUÉ?

Por que gracias a un mapa mental, la información se vincula y se asocia una con otra automáticamente y tu memoria se hace más sólida.

ESTRUCTURA

Todos los mapas mentales tienen algo en común: su estructura natural compuesta por ramas que irradian de una imagen central, el uso de colores, símbolos, dibujos y las palabras son esenciales.

Cada una de las ramas describe una tarea diferente. Las ramas principales representan tus pensamientos fundamentales y las ramas secundarias, los pensamientos menos vitales.

Como un mapa de carreteras:

  • Da una visión global.
  • Permite orientarte. Dónde estás.
  • Agrupa información similar.
  • Facilita tomar decisiones y solucionar problemas,
  • Es fácil de consultar, leer y recordar.

¿QUÉ NECESITAS PARA CREAR UN MAPA?

  • Una hoja de papel en blanco.
  • Rotuladores de colores.
  • Tu cerebro.
  • ¡Imaginación!

VAMOS A COMENZAR

¿Cuáles son los motores que ponen en marcha tu cerebro?
La imaginación y la asociación, lo cual permite planificar tus objetivos.

 

UTILIDAD
Los mapas mentales sirven para:

  • Planificar tus objetivos.
  • Potenciar tu creatividad.
  • Ahorrar tiempo.
  • Solucionar problemas.
  • Concentrarse.
  • Aclarar ideas.
  • Organizarse.
  • Mejorar tus resultados en un exámen.
  • Estudiar más rápido.
  • Recordar mejor.
  • Tener una visión global

 

Cómo la exigencia, nos exige demasiado

¡Yo soy muy exigente conmigo mismo y con los demás”

Ambos son tripulantes del mismo bote. Compañeros de equipo de tareas. “Yo podré sentirme bien, sólo si tú lo estás”.  El Dalai Lama lo llamó: el egoísmo altruista. Se trata de entablar una conversación con nosotros mismos.

 

  • Me gustaría que me consultaras si quiero lo que tú quieres, y si por alguna razón no quiero… presta atención a lo que me pasa y trata de entenderme. Ahora estoy agotado y necesito descansar. No puedo ir a tope como me pides.

EXIGENCIA/EXCELENCIA

La excelencia no es hija de la exigencia. La genuina excelencia es una estado de excelencia interior. La excelencia interior significa, relaciones internas armónicas, respetuosas y fértiles.

En los últimos años se está manifestando más el estado de agotamiento psicológico (burn out) y el síndrome de la fatiga crónica.

Cuando generamos un actitud interna de cooperación, el vínculo que se gesta produce bienestar. Motor de la excelencia.

RESUMEN

  1. Preguntas inciales
  2. Cómo se hablan
  3. Vivenciarlo (antiguo rol)
  4. Si las dos figuras no coinciden hay que dialogar.
  5. Llegar a un entendimiento
  6. Vivenciarlo (nuevo rol)
  7. Convierte al exigente y al exigido en asistente.

Diferencias entre querer y poder:

  • Querer: significa orientar la fuerza, la intención, la energía.
  • Poder: está implícito los recursos adecuados para llevarlo a cabo.

Pone en evidencia a la persona porque no sabemos si cuenta con los recursos necesarios, con lo cual, genera miedos e incertidumbre.

Por ejemplo: quiero la manzana que hay sobre la mesa. Extiendo el brazo y la agarro. Pero basta con que exista una disfunción neurológica para no poder.

La cuestión es si hay recursos suficientes para obtener el resultado deseado.

En el papel de exigente: 

  1. Hay una meta que quiere alcanzar
  2. Percibe al otro como alguien cuya función es estar siempre en condición de cumplir las órdenes que él da.
  3. Para alcanzar la meta, basta con demandarlo imperiosamente.

– El otro extremo (persona) acumula malestar, enojo y resentimiento.

– Es momento de hacerle frente al exigidor (mente). Hay que poner límites. ¡Basta ya!

Y ahora la pregunta es: ¿qué te haría bien recibir? Para empezar, que no me sacudas, que me tengas en cuenta, que me mires y me consultes.

Ambos son tripulantes del mismo bote. Compañeros de equipo de tareas. “Yo podré sentirme bien, sólo si tú lo estás”.  El Dalai Lama lo llamó: el egoísmo altruista. Se trata de entablar una conversación con nosotros mismos.

 

  • Me gustaría que me consultaras si quiero lo que tú quieres, y si por alguna razón no quiero… presta atención a lo que me pasa y trata de entenderme. Ahora estoy agotado y necesito descansar. No puedo ir a tope como me pides.

EXIGENCIA/EXCELENCIA

La excelencia no es hija de la exigencia. La genuina excelencia es una estado de excelencia interior. La excelencia interior significa, relaciones internas armónicas, respetuosas y fértiles.

En los últimos años se está manifestando más el estado de agotamiento psicológico (burn out) y el síndrome de la fatiga crónica.

Cuando generamos un actitud interna de cooperación, el vínculo que se gesta produce bienestar. Motor de la excelencia.

RESUMEN

  1. Preguntas inciales
  2. Cómo se hablan
  3. Vivenciarlo (antiguo rol)
  4. Si las dos figuras no coinciden hay que dialogar.
  5. Llegar a un entendimiento
  6. Vivenciarlo (nuevo rol)
  7. Convierte al exigente y al exigido en asistente.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Para empezar a trabajar, hay que saber identificar a los protagonistas de la historia en nuestro interior:

  • Exigidor: sería la primera pregunta. Mente: cabeza
  • Exigido: sería la emoción. Sentimiento: corazón
  • Meta: es la exigencia, la demanda.

El exigidor no suele darse cuenta del modo en que trata al exigido. No lo advierte, porque su percepción está ofuscada por la meta: “Hay que llegar allá como sea”.

Por ejemplo: es como un jinete que quiere llegar a la colina sin tener en cuenta el caballo. La frase que mejor lo resume es: “querer es poder”. Insta a las personas a que reconozcan que si no consiguen algo, no es porque no pueden, sino por no quieren.

Diferencias entre querer y poder:

  • Querer: significa orientar la fuerza, la intención, la energía.
  • Poder: está implícito los recursos adecuados para llevarlo a cabo.

Pone en evidencia a la persona porque no sabemos si cuenta con los recursos necesarios, con lo cual, genera miedos e incertidumbre.

Por ejemplo: quiero la manzana que hay sobre la mesa. Extiendo el brazo y la agarro. Pero basta con que exista una disfunción neurológica para no poder.

La cuestión es si hay recursos suficientes para obtener el resultado deseado.

En el papel de exigente: 

  1. Hay una meta que quiere alcanzar
  2. Percibe al otro como alguien cuya función es estar siempre en condición de cumplir las órdenes que él da.
  3. Para alcanzar la meta, basta con demandarlo imperiosamente.

– El otro extremo (persona) acumula malestar, enojo y resentimiento.

– Es momento de hacerle frente al exigidor (mente). Hay que poner límites. ¡Basta ya!

Y ahora la pregunta es: ¿qué te haría bien recibir? Para empezar, que no me sacudas, que me tengas en cuenta, que me mires y me consultes.

Ambos son tripulantes del mismo bote. Compañeros de equipo de tareas. “Yo podré sentirme bien, sólo si tú lo estás”.  El Dalai Lama lo llamó: el egoísmo altruista. Se trata de entablar una conversación con nosotros mismos.

 

  • Me gustaría que me consultaras si quiero lo que tú quieres, y si por alguna razón no quiero… presta atención a lo que me pasa y trata de entenderme. Ahora estoy agotado y necesito descansar. No puedo ir a tope como me pides.

EXIGENCIA/EXCELENCIA

La excelencia no es hija de la exigencia. La genuina excelencia es una estado de excelencia interior. La excelencia interior significa, relaciones internas armónicas, respetuosas y fértiles.

En los últimos años se está manifestando más el estado de agotamiento psicológico (burn out) y el síndrome de la fatiga crónica.

Cuando generamos un actitud interna de cooperación, el vínculo que se gesta produce bienestar. Motor de la excelencia.

RESUMEN

  1. Preguntas inciales
  2. Cómo se hablan
  3. Vivenciarlo (antiguo rol)
  4. Si las dos figuras no coinciden hay que dialogar.
  5. Llegar a un entendimiento
  6. Vivenciarlo (nuevo rol)
  7. Convierte al exigente y al exigido en asistente.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Completa las siguientes frases:

  • Yo me exijo ser/Me exigen ser…
  • En cambio me siento…

Cuando se responde a la segunda pregunta, suelen surgir rasgos opuesto.

Para empezar a trabajar, hay que saber identificar a los protagonistas de la historia en nuestro interior:

  • Exigidor: sería la primera pregunta. Mente: cabeza
  • Exigido: sería la emoción. Sentimiento: corazón
  • Meta: es la exigencia, la demanda.

El exigidor no suele darse cuenta del modo en que trata al exigido. No lo advierte, porque su percepción está ofuscada por la meta: “Hay que llegar allá como sea”.

Por ejemplo: es como un jinete que quiere llegar a la colina sin tener en cuenta el caballo. La frase que mejor lo resume es: “querer es poder”. Insta a las personas a que reconozcan que si no consiguen algo, no es porque no pueden, sino por no quieren.

Diferencias entre querer y poder:

  • Querer: significa orientar la fuerza, la intención, la energía.
  • Poder: está implícito los recursos adecuados para llevarlo a cabo.

Pone en evidencia a la persona porque no sabemos si cuenta con los recursos necesarios, con lo cual, genera miedos e incertidumbre.

Por ejemplo: quiero la manzana que hay sobre la mesa. Extiendo el brazo y la agarro. Pero basta con que exista una disfunción neurológica para no poder.

La cuestión es si hay recursos suficientes para obtener el resultado deseado.

En el papel de exigente: 

  1. Hay una meta que quiere alcanzar
  2. Percibe al otro como alguien cuya función es estar siempre en condición de cumplir las órdenes que él da.
  3. Para alcanzar la meta, basta con demandarlo imperiosamente.

– El otro extremo (persona) acumula malestar, enojo y resentimiento.

– Es momento de hacerle frente al exigidor (mente). Hay que poner límites. ¡Basta ya!

Y ahora la pregunta es: ¿qué te haría bien recibir? Para empezar, que no me sacudas, que me tengas en cuenta, que me mires y me consultes.

Ambos son tripulantes del mismo bote. Compañeros de equipo de tareas. “Yo podré sentirme bien, sólo si tú lo estás”.  El Dalai Lama lo llamó: el egoísmo altruista. Se trata de entablar una conversación con nosotros mismos.

 

  • Me gustaría que me consultaras si quiero lo que tú quieres, y si por alguna razón no quiero… presta atención a lo que me pasa y trata de entenderme. Ahora estoy agotado y necesito descansar. No puedo ir a tope como me pides.

EXIGENCIA/EXCELENCIA

La excelencia no es hija de la exigencia. La genuina excelencia es una estado de excelencia interior. La excelencia interior significa, relaciones internas armónicas, respetuosas y fértiles.

En los últimos años se está manifestando más el estado de agotamiento psicológico (burn out) y el síndrome de la fatiga crónica.

Cuando generamos un actitud interna de cooperación, el vínculo que se gesta produce bienestar. Motor de la excelencia.

RESUMEN

  1. Preguntas inciales
  2. Cómo se hablan
  3. Vivenciarlo (antiguo rol)
  4. Si las dos figuras no coinciden hay que dialogar.
  5. Llegar a un entendimiento
  6. Vivenciarlo (nuevo rol)
  7. Convierte al exigente y al exigido en asistente.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Quien se expresa así suele hacerlo con un tono de orgullo. La creencia sobre la que se apoya esta afirmación: “Si realmente quieres lograr ser algo en la vida, tienes que trabajar o estudiar (ser exigente)”.

  • ¿Es la exigencia un rasgo que merece ser alentado?
  • O por el contrario, ¿se trata de una actitud inadecuada que tortura a quien la padece?

Hay quienes convierten la conquista, en una meta obsesiva. Son personas demasiado exigentes, cuya intransigencia con ellos mismos hace que lo sean en los demás.

Ser de esta manera no es una virtud, sino un defecto, porque se convierten en seres muy intransigentes con los demás. Y no se le puede pedir a nadie más de lo que no es capaz de dar, ni esperar que los demás sean como nosotros mismos.

Una persona exigente busca constantemente la perfección y no conseguirla le crea insatisfacción. Además, suele mostrarse susceptible y sensible a las críticas, ya sean constructivas o destructivas.

Este comportamiento suele estar asociado a un problema de autoestima, a no aceptarse uno como es.

El primer paso para el cambio es conocer las propias limitaciones y la de los demás.

Hay padres que frustran la felicidad de sus hijos exigiéndoles continuamente que sean perfectos. Esto genera en los niños un sentimiento potencial bajo, de culpabilidad e inseguridad, ya que sus progenitores les hacen sentir que nunca cumplen con las expectativas y se sienten, además, incapaces de hacerlo.

La exigencia desmesurada puede afectar también a la relación de pareja, por lo que habrá que saber medir los niveles de intransigencia.

La exigencia nos puede ayudar a alcanzar metas y objetivos, algo que mejora nuestra autoestima, pero tenemos que ser conscientes de nuestras limitaciones y de los demás. La vida no es perfecta y las personas tampoco lo son.

Completa las siguientes frases:

  • Yo me exijo ser/Me exigen ser…
  • En cambio me siento…

Cuando se responde a la segunda pregunta, suelen surgir rasgos opuesto.

Para empezar a trabajar, hay que saber identificar a los protagonistas de la historia en nuestro interior:

  • Exigidor: sería la primera pregunta. Mente: cabeza
  • Exigido: sería la emoción. Sentimiento: corazón
  • Meta: es la exigencia, la demanda.

El exigidor no suele darse cuenta del modo en que trata al exigido. No lo advierte, porque su percepción está ofuscada por la meta: “Hay que llegar allá como sea”.

Por ejemplo: es como un jinete que quiere llegar a la colina sin tener en cuenta el caballo. La frase que mejor lo resume es: “querer es poder”. Insta a las personas a que reconozcan que si no consiguen algo, no es porque no pueden, sino por no quieren.

Diferencias entre querer y poder:

  • Querer: significa orientar la fuerza, la intención, la energía.
  • Poder: está implícito los recursos adecuados para llevarlo a cabo.

Pone en evidencia a la persona porque no sabemos si cuenta con los recursos necesarios, con lo cual, genera miedos e incertidumbre.

Por ejemplo: quiero la manzana que hay sobre la mesa. Extiendo el brazo y la agarro. Pero basta con que exista una disfunción neurológica para no poder.

La cuestión es si hay recursos suficientes para obtener el resultado deseado.

En el papel de exigente: 

  1. Hay una meta que quiere alcanzar
  2. Percibe al otro como alguien cuya función es estar siempre en condición de cumplir las órdenes que él da.
  3. Para alcanzar la meta, basta con demandarlo imperiosamente.

– El otro extremo (persona) acumula malestar, enojo y resentimiento.

– Es momento de hacerle frente al exigidor (mente). Hay que poner límites. ¡Basta ya!

Y ahora la pregunta es: ¿qué te haría bien recibir? Para empezar, que no me sacudas, que me tengas en cuenta, que me mires y me consultes.

Ambos son tripulantes del mismo bote. Compañeros de equipo de tareas. “Yo podré sentirme bien, sólo si tú lo estás”.  El Dalai Lama lo llamó: el egoísmo altruista. Se trata de entablar una conversación con nosotros mismos.

 

  • Me gustaría que me consultaras si quiero lo que tú quieres, y si por alguna razón no quiero… presta atención a lo que me pasa y trata de entenderme. Ahora estoy agotado y necesito descansar. No puedo ir a tope como me pides.

EXIGENCIA/EXCELENCIA

La excelencia no es hija de la exigencia. La genuina excelencia es una estado de excelencia interior. La excelencia interior significa, relaciones internas armónicas, respetuosas y fértiles.

En los últimos años se está manifestando más el estado de agotamiento psicológico (burn out) y el síndrome de la fatiga crónica.

Cuando generamos un actitud interna de cooperación, el vínculo que se gesta produce bienestar. Motor de la excelencia.

RESUMEN

  1. Preguntas inciales
  2. Cómo se hablan
  3. Vivenciarlo (antiguo rol)
  4. Si las dos figuras no coinciden hay que dialogar.
  5. Llegar a un entendimiento
  6. Vivenciarlo (nuevo rol)
  7. Convierte al exigente y al exigido en asistente.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies