Una mirada más allá del dolor y la inflamación

 “El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional”

Boris Cyrulnik

La palabra dolor se asocia con un proceso inflamatorio, ese proceso a veces está presente y otras no. Dependerá del tiempo de exposición al estímulo que genera dolor y a la intensidad del mismo.

Por lo tanto, me gustaría focalizarme en el dolor y  porque sentimos dolor, ¿porque nuestro cuerpo necesita del dolor?

Porque sentirlo nos es útil,  para poder protegerse, evitarlo y reconocerlo acciona una de las tantas capacidades para  la supervivencia.  A este dolor le llamamos dolor agudo, autolimitado en el tiempo. El dolor crónico, sin embargo, no posee una función protectora, y más que un síntoma de una enfermedad es, en sí mismo, una enfermedad. No es un proceso autolimitado, pudiendo persistir por tiempo prolongado después de la lesión inicial, incluso en ausencia de lesión periférica. En general, aunque no siempre es así, suele ser refractario a múltiples tratamientos y está asociado a numerosos síntomas psicológicos, algunos de los cuales son: ansiedad crónica, miedo, depresión, insomnio y alteraciones en las relaciones sociales. Hay otros dolores y formas de clasificarlos, pero serán tema de otro escrito.

En este,  quisiera diferenciar lo que es dolor de lo que llamamos inflamación,  ambos procesos, pueden coexistir, pero no toda sensación dolorosa conlleva  un proceso inflamatorio, me gustaría recordarles que el proceso de sentir un dolor desde leve a elevado tiene un propósito para el  ser vivo  y es el de protegernos de algo que nos puede hacer daño. Por lo tanto, ya surge un concepto claro, el dolor muy agudo, pinchazo con un alfiler a modo de ejemplo, será agudo y reflejo para retirar la parte de mi cuerpo que sintió la molestia, no generando proceso de inflamación, solo un leve picor y enrojecimiento momentáneo.

Ahora bien, la respuesta a un estímulo o “noxa” (término derivado del latín que refiere a detrimento o daño)  externo o interno que genere una molestia al  organismo es entregada a nuestro cerebro desde las miles de fibras nerviosas,  los  llamados receptores nociceptivos, que serán  somáticos y viscerales, ellos  nos conectan con el exterior y con nuestros órganos internos, llegan a  ser los que traducen los impulsos, y  a este punto me refiero a la traducción a una señal eléctrica, por parte de los terminales nerviosas que convierten  la energía mecánica(golpe), la energía térmica (calor o frío), o química (sustancias irritantes) en esas señales eléctricas que viajarán por las fibras nerviosas hacia la médula espinal, y se unirán allí en un conjunto de fibras, ubicadas en las astas posteriores de la misma, este conjunto de neuronas sensitivas o nociceptivas ascienden hacia el  cerebro por lo que denominamos haz espino-talámico y allí esa información eléctrica será recepcionada como un enorme informe que nuestro cerebro decidirá luego de interactuar entre sí y  participar varias de las estructuras cerebrales que lo conforman, desde los ganglios nobles hasta la corteza, cuáles serán los impulsos que  desde allí se generarán y finalmente determinarán la respuesta ante cada uno de los eventos que se haya registrado y el cuerpo lo manifestará  en la  realización de una acción determinada.

Sentir una molestia nos permite retirarnos y si no es posible porque es interna de cualquier manera nos hará y generará una conducta que nos avisa que algo no está como debiera estar.

El dolor será sentido y expresado de acuerdo a la manera inherente y única de cada uno de nosotros.  A este punto agregamos lo que los médicos llamamos umbrales,¿ y eso?, ¿qué significa? umbral alto es tal cual lo que expresa,  una persona que siente poco el dolor y  que puede “tolerar” de mejor manera  algo que para otro es  considerado  no posible, aquí quiero nuevamente expresar una opinión personal sobre la palabra “tolerar”, considero que “tolerar” se asemeja a resignar, esta es mi manera de verlo,  por lo que me  gustaría decir que alguien que tiene un umbral alto de dolor refleja una manera “diferente” el sentir a igual estímulo o noxa que  un  otro, y desde aquí llegamos al término de bajo umbral, esta sería la persona que refleja de manera maximizada el sentir de lo que enfrenta de  ese estímulo o noxa , no significa que magnifica el dolor,  significa que lo resiste menos o lo que es decir:  es mayor su sensibilidad a igual estímulo o noxa que el que tiene umbral alto.

Luego de esta explicación queda claro y repito, existe entre nosotros una diferencia al sentir dolor o la manera de expresarnos por el mismo, que es individual, esto  nos alerta con  seguridad de que no todos lo “toleramos” de la misma manera y no todos en algunas circunstancias queremos dejarlo atrás, o no podemos hacerlo.

Si el dolor es una entidad que el ser humano y la biología genera para evitar ser dañados   con la única finalidad de saber que debo alejarme de él para sobrevivir, ¿porque este proceso tan maravillosamente diseñado por el organismo a veces se perpetúa más allá? ¿Cuáles serían entonces los beneficios?:

Si biológicamente es  útil porque representa  una  respuesta valiosa para la “huida” , y /o “lucha”, ¿que es lo que   genera  en algunos de los casos la continuidad? la   liberación de  una cantidad  de  sustancias químicas que median tanto los procesos inflamatorios como los procesos de  inhibición de la respuesta ante él o los  estímulos o noxas.

Ahora bien : ¿Por qué se sostiene el dolor si el estímulo que lo generó  ha desaparecido o se ha retirado?

Porque psicológicamente también existen razones que podrían perpetuarse,

una de ellas es la ansiedad  aumentada por   la percepción y la  expectativa que provocan algunos dolores en aparición y resolución manteniendo el círculo de stress con sustancias hormonales, tisulares y sanguíneas que al combinarse producen una reacción en la zona a la que denominamos “inflamación”, a buena cuenta el proceso de inflamación que se genera en los tejidos será perpetuado siempre que el estímulo sea mayor y mayor el tiempo de exposición. Es en este momento cuando ambos conceptos se hacen un complejo, “dolor-inflamación”. Donde la cronicidad juega un papel importante en la atención de la persona y es su manera de coexistir con el proceso. La cronicidad no es otra cosa que perpetuar una sensación dolorosa una vez que el estímulo se ha retirado.

Razones psicológicas como la sociales, culturales y de personalidad serían factores determinantes a la hora expresar el dolor. Otro punto a tener en cuenta y no es menor, son los factores económicos y domésticos, y finalmente,  el que se sostiene porque me permite el encuentro con  un “beneficio secundario”, ese dolor me recuerda o les recuerda al otro mi presencia, u otro concepto, eso se verá en consulta  y con  ello lograr  reconocerme y que  me reconozcan en el proceso.

Desde aquí entender qué dolor puede existir sin un proceso inflamatorio per se, dependerá del tipo y el  tiempo de lo que me produjo ese dolor. Qué inflamación lleva otros componentes al proceso y la durabilidad y estímulo es diferente, también es importante.

En resumen, resulta evidente que la activación de los nociceptores, sobre todo en presencia de inflamación, es el resultado de complejas interacciones con la participación de una gran variedad de mediadores químicos en el escenario.

Finalmente, como  acompañar a las personas donde el dolor es transformado  en “DOLOR”,  el cual  se perpetúa una vez que todo acabó y se sostiene  en el tiempo.

¿De qué manera es necesario abordarlo? Bueno la respuesta es la integración, es aquí donde  todas las disciplinas que acompañan a un otro en obtener una  sanación o brindar un  tratamiento, cualquiera sea, siempre que sea válido, se  deberán integrar, para brindar acompañamiento seguro, comprender más allá de los tratamientos que uno de nuestros aliados más  poderoso, es nuestra propia mente. Encontrar las razones biológicas, físicas y psicológicas del dolor que se cronifica es una tarea multidisciplinaria,  a lo que ustedes me dirán y “¿a quién le interesa perpetuar un estado doloroso?”, mi respuesta es:  a nadie lógicamente, pero quien lo sostiene, ¿realmente lo necesita?, y es allí  que desde una mirada integral se trabajará, con la psique, el cuerpo y su maravillosa capacidad  para poder  abordar esas sensaciones vividas de una manera específica e irrepetible por cada uno de nosotros, y ¿para que? para poder ser reconocida e intentar bucear dentro nuestro permitiendo resignificar el evento, observar nuestras conductas y acompañar el proceso médico y terapéutico para con  ello permitirnos encontrar lo que realmente necesitamos y  que el dolor no sea un estímulo permanente en  mi manera de vivir.

Sandra Salgado

Médica especialista en anestesiología y profesional del IHN

Cómo saber si tienes una relación de pareja segura

Hay muchos tipos de parejas. Parejas que no discuten nunca, parejas que se adoran y luego se odian, parejas que parece que nunca pierden esa magia, parejas en las que las opiniones y deseos de la familia política o de origen van a misa, parejas en las que un miembro se siente asfixiado por el otro, parejas en las que un miembro siente que el otro apenas está, parejas que no pueden irse a dormir sin haber solventado sus malentendidos, etc. Y todas, todas, todas, se quieren. Pero no todas sienten seguridad y confianza para afrontar los temas de desacuerdo, las heridas y los retos de la vida.

¿Por qué? ¿Qué hace que unas sean más “saludables” que otras? ¿Qué factores debes observar en tu relación para “medir” esa salud?

Durante mucho tiempo se ha tenido en cuenta el factor duración, y es cierto que tiene su importancia, sin embargo, seguro que conoces parejas que llevan toda una vida juntos y son lo menos representativo de felicidad amorosa. Entonces, ¿cuáles son los indicadores?

En terapia de parejas utilizamos el concepto conocido como ‘Funcionamiento Seguro’, el cual, abarca diferentes aspectos a revisar para poder hacer el diagnóstico de la salud de la relación y que tú mismo puedes revisar para hacerte una idea de la situación en la que se encuentra tu relación.

Como su nombre indica, es una forma de funcionar en la pareja que la hace segura para la autoestima y el crecimiento de ambos miembros: una relación con confianza, reciprocidad, respeto, intimidad, proyectos de futuro y una comunicación responsable y respetuosa, en la que ambos miembros piensan, sienten y llevan a cabo acciones con una conciencia de equipo, de nosotros.

Acciones y aspectos que llevan a una pareja a un Funcionamiento Seguro:

  • Las parejas de funcionamiento seguro tienen presente la relación, es decir, piensan en pareja:tienen conciencia de que sus actos impactan en la otra persona y en la relación, o sea, sus actos (y sus palabras) suman o restan a la relación, ponen la confianza en peligro o la salvaguardan.

Por ejemplo: si sabes que sientes atracción por otra persona y que es mutuo, puedes hacer dos cosas: a) te alejas de su compañía (conducta que salvaguarda la relación); o b) te dejas llevar por las sensaciones y mantienes el contacto (¿y el posible flirteo?) poniendo en riesgo la confianza de tu pareja y tu fidelidad.  

  • Las parejas con una relación sana actúan desde el principio de mutualidad: si es bueno para ti, es bueno para tu pareja y viceversa.Todo lo que satisfaga las necesidades y deseos de tu pareja (al igual que los tuyos) os conviene a ambos porque de esa forma estaréis contentos y disminuirá la tensión en la relación. Poco importa que a ti te parezca una tontería o no tenga importancia, si es importante para tu pareja, es importante para ti por las consecuencias que conlleva para la relación.

Ejemplo: A ti no te gusta volar cometas. Es cero atractivo para ti, pero a tu pareja le encanta y va a competiciones en donde siempre vuelve con una sonrisa de oreja a oreja. A ti eso te quita tiempo de estar con ella. Entonces, si no te mueves desde la mutualidad, es fácil que te enfades y te frustre su actividad porque no la entiendes, ni la disfrutas, ni puedes compartirla porque te aburre mortalmente. Puede que se lo digas directamente o que simplemente sueltes un bufido o te cambie la cara cuando te anuncia otra competición. El caso es que tu descontento queda patente de una forma u otra. Ante esto, tu pareja se siente juzgada, no entendida y no puede compartir contigo su felicidad, lo cual la frustra y la predispone a responder con peores maneras o a acumular resentimiento que explotará ante cualquier nimiedad. Entonces, aquí tienes la consecuencia en tu relación.

Si, en cambio, te mueves desde el principio de mutualidad, aunque te parezca la actividad más insulsa o descabellada del mundo, instarás y favorecerás que tu pareja vaya a sus clases/entrenamientos/competiciones/encuentros porque disfrutas viéndola alegre y realizada.

Tu lenguaje le hará saber que te alegra la vida verla tan feliz, y ella se sentirá apoyada, aceptada y su satisfacción favorecerá que actúe en vuestra relación con mucho más respeto y cuidado, porque también le interesa tu felicidad.

  • Las parejas con funcionamiento seguro tienen un manejo adecuado de terceros: la familia de origen, la familia política y las amistades. Saben cuánto espacio e influencia deben dar a estas personas tan importantes, y saben ponerles límites si se exceden para proteger la relación de pareja.

Ejemplo: Tienes un puente de vacaciones y tú y tu pareja habíais pensado en aprovecharlo pasando unos días juntos en la montaña. Su familia se entera y empiezan a planear el ir todos con vosotros para aprovechar las vacaciones y así poder disfrutar también con vosotros todos juntos. Pueden pasar dos cosas: Si tu pareja no sabe poner límites claros para proteger el espacio de la relación puede que proteste y muestre su desacuerdo con más o menos vehemencia, sin embargo, no se sabe cómo, al final, pasaréis las vacaciones con su familia. Si, por el contrario, sí ha aprendido a poner límites, hablará con su familia claramente y protegerá las vacaciones.

Ambos tienen claro que no pueden evitar herir a su pareja o tener desacuerdos, y tienen aún más claro que lo importante es:

  • Solventar los conflictos evitando en su comunicación lo que el Dr. John Gottman

Llama: Los Cuatro Jinetes Del Apocalipsis (criticar, estar a la defensiva, despreciar y evadirse de las situaciones sin haber solventado nada).

  • Reparar el daño hecho mostrándose empático con los sentimientos de la pareja y pidiendo disculpas(aunque haya sido sin darse cuenta).
  • Negociar los desacuerdos yestablecer acuerdos explícitos para que los deseos y necesidades de ambos sean atendidos en la medida de lo posible.

Te invito a que hagas una revisión concienzuda y honesta de tu relación para comprobar si estás en una relación de funcionamiento seguro. Si los resultados que obtienes son poco alentadores, no lo dejes en manos del tiempo, el destino o el universo, pídele una cita a tu pareja para hablar del tema y si sentís que os sobrepasa, pasad a la acción  para buscad ayuda profesional.

 

Armonía Hita

Hipnoterapeuta Clínica IHN

 

Bibliografía:

  • Fisher, H. E., Aron, A., Mashek, D., Li, H., & Brown, L. L. (2002). Defining the brain systems of lust, romantic attraction, and attachment. Archives of sexual behavior31(5), 413-419.
  • Fisher, H. (2000). Lust, attraction, attachment: Biology and evolution of the three primary emotion systems for mating, reproduction, and parenting. Journal of Sex Education and Therapy25(1), 96-104.
  • Levine, A., & Heller, R. (2011). Maneras de amar. La nueva ciencia del apego adulto y cómo puede ayudarte a encontrar el amor… y conservarlo. Barcelona: Urano.
  • Riso, W. (2003). Amar o depender?: cómo superar el apego afectivo y hacer del amor una experiencia plena y saludable. Editorial Norma.
  • Riso, W. (2003). Ama y no sufras. Editorial Norma.
  • Tatkin, S. (2012). Wired for Love: How Understanding Your Partner’s Brain and Attachment Style Can Help You Defuse Conflict and Build a. New Harbinger Publications.

 

 

 

Trastorno por estrés postraumático

Cualquiera de nosotros puede pasar, sin previo aviso, por un suceso traumático insoportable, aterrador, que amenaza nuestra vida o la de otros y que escapa a nuestro control. Este podría ser:

  1. Recibir el diagnóstico de una enfermedad
  2. Tener (o ver) un accidente de tráfico
  3. La lesión inesperada o la muerte violenta de alguien
  4. Ser secuestrado y volverse rehén.
  5. Ser prisionero de

Tras un acontecimiento así, la mayoría de la gente se siente angustiada y puede tener síntomas que duren hasta seis semanas. Muchas personas lo superan sin necesidad de ayuda, pero aproximadamente una de cada tres continúan con estos síntomas durante muchos meses o años: esto es el Trastorno por Estrés Postraumático o TEPT.

Los traumas que duran más tiempo, aunque sean menos dramáticos, pueden tener un impacto similar. Estos incluyen el abuso físico o sexual continuo en el hogar, los malos tratos en las cárceles y la tortura.

 

¿Cuándo empieza el TEPT?

Normalmente los síntomas empiezan dentro de los primeros seis meses, y en ocasiones sólo pocas semanas después del trauma.

 

¿Qué se siente al tener un TEPT?

Tras un hecho traumático, uno puede sentirse desolado, deprimido, ansioso, culpable  y enfadado. En el TEPT también puede:

  1. Tener flashbacks y pesadillas: revivir el suceso en su mente una y otra
  2. Buscar estar ocupado y rehuir cualquier cosa o persona que le recuerde al acontecimiento para evitar pensar sobre ello y los síntomas acompañantes.
  3. Estar “en guardia”, permanecer alerta todo el tiempo, no poder relajarse, sentirse ansioso y no poder
  4. Tener síntomas físicos: dolores, diarrea, palpitaciones, dolor de cabeza, sensación de pánico y de miedo, depresión.
  5. Empezar a beber mucho alcohol o a consumir fármacos en exceso (incluyendo analgésicos).

 

¿Por qué aparece el TEPT?

Hay varias razones posibles:

Motivos Psicológicos

  1. El recordar las cosas con claridad después de un shock puede ayudar a entender lo que pasó y, en determinadas circunstancias, a
  2. Los flashbacks obligan a pensar en lo que ha sucedido y se puede decidir qué hacer si ocurre de
  3. La evitación y el embotamiento ayudan a frenar el cansancio y la angustia de recordar el trauma. Esto mantiene el número de «repeticiones» a un nivel manejable.
  4. Estar “en guardia” lleva consigo poder reaccionar rápidamente si ocurriera otra crisis. Esto puede dar la energía necesaria para seguir

Motivos Físicos

  1. Los recuerdos vívidos de lo sucedido mantienen los niveles de adrenalina elevados y uno se siente tenso, irritable e incapaz de relajarse o de dormir
  2. El hipocampo es la parte del cerebro que procesa la memoria. En el TEPT, los niveles elevados de las hormonas de estrés, como la adrenalina, pueden detener el procesamiento de los recuerdos del suceso, produciendo flashbacks y pesadillas de forma

 

Sobreviviendo al TEPT

Trate de volver a su rutina habitual. Hable acerca de lo sucedido con alguien de su confianza, haga ejercicios de relajación, coma con regularidad y pase tiempo con familiares y amigos. Trate de volver al lugar donde ocurrió el hecho traumático. Tenga cuidado conduciendo – tiene más probabilidad de tener un accidente mientras se siente así‐. Hable con su médico y mantenga la esperanza.

No sea duro consigo mismo ni espere demasiado de sí mismo. Los síntomas del TEPT no son un signo de debilidad. Son una reacción normal de la gente normal a experiencias terribles. No evite a otras personas, no beba o fume mucho y no se salte comidas u horas de sueño.

 

¿Qué puede ayudar?

La hipnosis, claro, en combinación con:

Psicoterapia‐ Al recordar el acontecimiento, analizarlo y darle sentido, su mente puede hacer su trabajo normal de almacenamiento de los recuerdos y puede pasar a afrontar cosas nuevas.

La terapia cognitiva conductual (TCC)‐ La TCC le ayuda a pensar de forma diferente acerca de sus recuerdos, de modo que se vuelven menos angustiosos y más manejables. Por lo general, implica relajación para ayudarle a tolerar la molestia derivada de recordar los hechos traumáticos.

Desensibilización y reproceso por el movimiento de los ojos (DRMO)‐ Utiliza los movimientos oculares para ayudar al cerebro a procesar los flashbacks y dar sentido a la experiencia traumática.

Hablando con un grupo de personas que han pasado por lo mismo o por acontecimientos traumáticos similares.

Terapia de grupo‐ Esto puede ayudarle a sentirse menos solo y aislado.

Medicación‐ Los antidepresivos reducen la intensidad de los síntomas de TEPT y alivian cualquier síntoma depresivo. Si los antidepresivos son eficaces, se debe continuar con ellos durante aproximadamente 12 meses antes de reducirlos lentamente. Si está tan triste que no puede dormir o pensar claramente, puede que necesite medicación ansiolítica, aunque no por más de 10 días.

Terapias centradas en el cuerpo tales como la fisioterapia y osteopatía, masajes, acupuntura, reflexología, yoga, meditación y Tai Chi. Estos pueden ayudar a controlar la angustia y reducir la sensación de estar «en guardia» todo el tiempo.

 

¿Qué tratamiento funciona?

La TCC, el método DRMO y los antidepresivos parecen ser lo más útil. La evidencia para otras formas de psicoterapia o de counselling es mucho más débil. Las psicoterapias centradas en el trauma (TCC o DRMO) se deben ofrecer, por lo general, antes de la medicación.

 

¿Cómo sé cuando he superado una experiencia traumática?

Cuando usted puede:

  1. Pensar en el suceso sin angustiarse
  2. No sentirse constantemente amenazado
  3. No pensar en ello en momentos inapropiados

 

¿Cómo puedo ayudar a alguien que tiene TEPT?

Recuerde que las personas que sufren TEPT están irritables y nerviosas porque, en cierto modo, parte de ellos está aún en la situación traumática. Deles tiempo para hablar de lo que pasó. Haga preguntas generales y no les interrumpa ni les hable de sus propias experiencias.

 

FUENTE

Referencia bibliográfica: Producido por el Consejo Editorial de Educación Pública del Royal College of Psychiatrists. Editor: Dr Philip Timms. Actualizado: Diciembre 2008. Traducido en Septiembre 2010 por la Dra. Nelida Parga. Revisión a cargo de la Dra. CarmenPinto.

 

Emociones asociadas a la pandemia

Según un artículo publicado en marzo de 2020 por la Universidad de Psicología de Buenos Aires (UBA), la situación actual de la pandemia y la incertidumbre que estamos atravesando está disparando los niveles de ansiedad en nuestro planeta.

La situación que vivimos vinculada a la pandemia es un estresor que puede incidir en nuestra calidad de vida. Las emociones que más predominan son:

Miedo: principalmente a la enfermedad, a sus consecuencias, a la falta de recursos y, por ende, necesidades básicas. Es fácil sentir miedo ante una situación desconocida y amenazante. Es posible que pensamientos como “me puede pasar a mi” o “puedo contagiar ami familia”, emerjan. Frente a ello pueden aparecer pensamientos negativos asociados a la propia muerte o de un ser querido, así como también temor a contagiar a nuestros familiares. Estos sentimientos pueden generar comportamiento como, por ejemplo, consumir noticias compulsivamente, entre otras.

Frustración: esta situación puede provocar una sensación de pérdida de libertad, de dificultad en llevar adelante proyectos y actividades personales. Puede haber pensamientos del tipo “no puedo hacer lo que hago siempre”, “quiero salir y no puedo”.

Enojo: suele ocurrir cuando experimentamos la sensación de que está ocurriendo un hecho injusto. Puede haber pensamientos del tipo de “el gobierno tendría que haber cerrado antes, esto no es mi culpa” u “otras personas no respetan la cuarentena y se aprovechan”. Lo que puede provocar conductas irresponsables como salir de casa o iniciar pleitos. Es importante recordar la importancia de realizarlas denuncias por los medios oficiales y no exponerse a situaciones violentas.

Ambivalencia: es posible sentir alivio por estar en casa, pero también emociones como miedo, frustración o enojo. Puede suscitarse en pensamientos del tipo “ahora puedo hacer lo que nunca hago. Aunque quisiera saber cuándo terminará todo esto”.

Desorganización: el hecho de no poder continuar con la propia rutina es un factor que desorganiza nuestra estructura; ya que perdemos la sensación de control. Es importante recordar la capacidad que tenemos para reorganizar una nueva estructura.

Aburrimiento: el aislamiento provoca que nuestra posibilidad de vincularnos para compartir tiempo con otros se reduzca significativamente; con lo cual nuestras actividades de ocio y esparcimiento disminuyen significativamente. En este sentido, pueden aparecer pensamientos del tipo “¿ahora qué hago?”, “¿cuándo podré salir a divertirme?”. Es importante utilizar los medios digitales que tenemos a nuestro alcance para seguir manteniéndose en contacto. Tenga presente que es una situación transitoria y la conducta de respetar las indicaciones es en sí misma una acción muy valiosa para usted y toda la comunidad.

Tristeza: esta situación puede darse por la ruptura de la cotidianeidad. También puede agravarse con el aislamiento y por tener contacto reiterado con noticias negativas. Pueden aparecer pensamientos del tipo “no tengo ganas de hacer nada”. Tenga en cuenta que es una situación transitoria y que el propio esfuerzo por respetar las regulaciones es lo que permitirá que finalice lo antes posible. No deje de compartir estos sentimientos con las personas con las que comparte su hogar o con otros a través de medios virtuales.

Sentimiento de soledad: la falta de vinculación puede provocar una sensación de soledad y agravarse especialmente en aquellas personas que viven solas. Pueden aparecer pensamientos del tipo “me siento solo”, «qué hago si me pasa algo». Es importante tener en cuenta que otros están pasando la misma situación y que puede ser posible establecer nuevas formas para vincularnos. Quizás con personas a nuestro alrededor (vecinos, comerciantes de la zona, etc.) con las que no solemos relacionarnoso también a través de medios virtuales que hasta ahora no habíamos utilizado.

Sensación de encierro: el aislamiento puede hacernos sentir encerrados y agobiados. Pueden aparecer pensamientos del tipo “quiero salir a la calle y juntarme con gente”. Recordar lo transitorio de esta situación y la posibilidad de realizar otras actividades pendientes en el hogar es importante para utilizar recreativa y productivamente el tiempo.

Ansiedad: la situación puede provocar sensaciones desagradables en relación a la incertidumbre. A su vez, pueden aparecer conductas y pensamientos que busquen huir de la realidad. Pueden aparecer pensamientos del tipo “voy a dormir hasta que termine esto”. Es importante intentar mantener una rutina, establecer una serie de actividades para realizar durante el día y separar un espacio del mismo para el esparcimiento.

Consejos para controlar la ansiedad en tiempos de coronavirus.

-Mantener los horarios del sueño.

-No sobreexponerse a noticias alarmantes al despertar o antes de acostarnos.

-Aunque no vaya a salir de su casa, quitarse el pijama o la ropa de dormir para evitar la sensación de discontinuidad.

-Proponerse aprender algo nuevo a través de tutoriales o cursos.

-Hacer una rutina de ejercicios físicos periódica en casa.

-Continuar accediendo a la naturaleza y a la luz solar siempre que sea posible.

-Alimentarse bien y mantenerse saludable.

-Mantener sus redes sociales de contención emocional con sus familiares, amigos y personas de confianza a través de medios de comunicación.

-Limitar los grupos de chats que difunden noticias, muchas de ellas falsas o erróneas ya que promueven pensamientos negativos y catastróficos.

-La pandemia afecta nuestro estado emocional por muy saludables que estemos.

-El cambio implica desarrollar conductas flexibles y adaptativas a esta situación con la finalidad de afrontarla positiva

-Nueva rutina diaria flexible.

-Si se tienen hijos o menores cercanos, es importante hablar con ellos sobre la situación oficial del coronavirus en un lenguaje adecuado a la edad y de manera. Un buen ejemplo de comunicación acerca de la importancia de la higiene de manos está disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=H6EMAreCOYE

-Los niños tanto como los adultos requieren mantener espacios de juego y divertimento que promuevan emociones positivas.

-Si vive en espacios reducidos no sobre exigir a la familia con tareas costosas o duras de llevar. Tenga presente que la cuarentena es ya un esfuerzo en sí mismo. Converse en familia sobre el sentido altruista de las conductas responsables para que tengan sentido los esfuerzos.

-Si te sientes muy nervioso, triste, ansioso o que la situación afecta alguna esfera de tu vida, los profesionales del Instituto de Hipnosis y Neurobiología podemos ayudarte. Pídenos cita en info@hipnosis.com.

Kiko Alcarria Martínez

Hipnoterapeuta Clínico Profesional IHN

FUENTES:

  • Recomendaciones Psicológicas para afrontar la pandemia (marzo 2020). Facultad de Psicología. UBA Psicología. Universidad de Buenos Aires.
  • American Psychological Association (APA, 2020). Five Ways to View Coverage of the
  • Colegio Oficial de la Psicología de Madrid (2020). Recomendaciones Dirigidas A La Población Para Un Afrontamiento EficazAnte El Malestar Psicológico Generado Por El Brote De Coronavirus-Covid
  • Ministerio de Salud (2020). El Gobierno dispuso la suspensión de clases, licencias para mayores de 60 años y el cierre de fronteras por 15 días para minimizar la transmisión de COVID -19.
  • Ministerio de Salud (2020). Salud difunde nuevas recomendaciones para minimizar la propagación del coronavirus COVID-19.
  • Ministerio de Salud (2020). Comunicado Oficial: 14 de Marzo de 2020.
  • Ministerio de Salud (2020). ¿Qué podemos hacer para cuidarnos? Información sobre el coronavirus, recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación y medidas de prevención.
  • Organización Mundial de la Salud(2019). Preguntas y respuestas sobre la enfermedad por coronavirus (COVID-19).
  • Organización Panamericana de la Salud (2020). Recursos de información relacionados con el nuevo
  • Organización Panamericana de la Salud (2020). Coronavirus Disease (COVID-19).
  • Organización Panamericana de la Salud y Organización Mundial de la Salud (2020). COVID-19. 11 de Marzo de2020.

 

El insomnio se puede vencer con Hipnosis (Parte II)

En el presente artículo nos centraremos en las consecuencias que puede ocasionarnos la falta de sueño y también daremos unas pautas de autohipnosis para aplicarlas de forma sencilla y poder llegar en ciertos casos a conciliar el sueño.

Podríamos entender el insomnio como un fallo en los mecanismos que llevan a conciliar el sueño con total normalidad. No dormir bien y no tener una buena higiene del sueño, produce que al día siguiente nos sintamos sin energía y apáticos, pudiendo desencadenar en otros problemas más graves como: estrés, ansiedad, desorden en la alimentación, concentración, memoria, depresión, cansancio, irritabilidad, etc. Pero estos problemas se agravan con el tiempo sino ponemos solución.

Hay que saber dejar los problemas cotidianos para llegar al descanso pleno. Dormir es fundamental para nuestro cuerpo, su trabajo es restaurarnos, reprogramarnos a nivel físico y neuronal de todo lo vivido en la jornada.

Podriamos decir que los pensamientos rumiantes y las preocupaciones son los componentes estrella para padecer insomnio. Por ejemplo: recuerde una vez que tuviera una cita importante al día siguiente o un viaje, y se va a la cama sin dejar de pensar en ello o tiene varios despertares durante la noche, fruto de los nervios o la preocupación de quedarse dormido.

Lo más importante para conseguir una buena higiene de sueño es: una dieta equilibrada,  la práctica adecuada de ejercicio físico, no beber alcohol o excitantes, etc. (ver artículo parte 1)

Conocer técnicas de relajación y de respiración también nos ayudará mucho a conciliar el sueño y descansar placidamente. Tema que abordaremos en próximos artículos.

Aprender a manejar y gestionar los pensamientos y preocupaciones es sumamente importante. Existen fármacos que ayudan a controlar el insomnio, pero con sus consecuentes efectos secundarios. Como ya hemos dicho, tenemos que poner de nuestra parte para adecuar el lugar del descanso y ser conscientes de tener una buena higiene del sueño, así como saber que mediante terapias como la Hipnosis podemos mejorar a la hora de conciliar el sueño, con muy buenos resultados.

Ejercicio de Auto-Hipnosis para dormir mejor:

Ahora voy a explicarte un ejercicio muy sencillo que sirve para llegar al sueño profundo y descansar toda la noche. Como todo, con la práctica se mejora, pero te puedo asegurar que si funciona.

Es un ejercicio que mis pacientes e incluso yo practicamos con buenos resultados.

Si tienes serios problemas para conciliar el sueño, ponerte en contacto con el Instituto de Hipnosis y Neurobiología para tratar tu problema y personalizar la terapia. Tranquilo/a que todo tiene solución.

Ahora vamos a empezar con la explicación del ejercicio, es fácil de memorizar y de practicar:

Colocate comodamente en tu cama hasta que llegues a estar realmente a gusto. Cierra los ojos y deja tu cuerpo suelto. Repite interiormente: “voy a dormir y a descansar muy profundamente”.

Seguidamente tomas aire profundamente por la nariz, hinchando el pecho, y expulsando el aire por la boca progresiva y tranquilamente. Sigue con dos respiraciones más profundas, tomando aire por la nariz y expulsando el aire por la boca.

Posteriormente, deja que la respiración se acomode a tu normalidad. Ahora concentrate en tus pies, dejándolos caer tranquilamente sobre la cama y relajándolos, sientiendo el peso de tus pies, dejados caer por su propio peso. Le diras a tus pies que se relajen y que es la hora de dormir y descansar.

Seguidamente, repertiras la misma operación con tus piernas, desde los gemelos, pasando por los muslos hasta llegar a las caderas. Luego la espalda, el pecho, las manos y los brazos. Y, por último, la cara. Tómate el tiempo que necesites en cada parte de tu cuerpo para que todos los músculos queden relajados y dejalos caer por su propio peso. Siente el peso de tu cuerpo hundiéndose en tu cama y cómo con cada respiración tu cuerpo se hace cada vez más pesado. No fuerces, déjate caer totalmente, como si flotaras. Dile en tu interior a cada parte que estas relajando/a y que es la hora de dormir y descansar. Dile especialmente a tus ojos que se relajen y que descansen, que permanezcan cerrados, sellados, como si fueran dos persianas de plomo; y al decirles esto, siente como quedan cerrados y pesados, muy pesados.

Siente todo tu cuerpo totalmente relajado y dejado caer, respirando tranquila y agradablemente. Ahora que ya estás en un estado de relajación física, hundido/a en tu lugar de descanso, vas a hacer mentalmente una cuenta regresiva de 20 a 0. Tranquilamente, sin prisas, imaginando como una piedra cae en un lago de un color turquesa precioso. Con cada número visualizaras como la piedra va cayendo lentamente dentro del agua del lago. La visualizaras hundiendose en el agua tranquila del lago mientras vas cayendo en un sueño profundo, muy profundo. Al llegar a 0, la piedra y tú estaréis hundidos totalmente en un sueño profundo. Si llegarás al número 0 y no te has dormido, repite la cuenta. No desesperes, la práctica hace maestros.  Ejercitar este ejercicio todos los días te hará dormir bien y despertar descansado/a y tranquilo/a.

Si cree que tiene problemas de insomnio, no espere más y no dude en escribirnos para concretar una cita y solucionar tus problemas y así, poder tener una mejor calidad de vida.

En el Instituto de Hipnosis y Neurobiología podemos ayudarle a vencer el insomnio y muchas más cosas.

No lo dude. Su salud es lo primero.

Kiko Alcarria

Hipnoterapeuta Clínico Profesional

Fuentes:

  • Herrera, J.M., Nogueras Morillas, V. (2013). Folleto de la Guia de Autoayuda para la depresión y trastornos de ansiedad del Hospital Regional Universitario Carlos Haya de Málaga. Editorial: servicio andaluz de salud.
  • Muñoz, N. (2014), fundador de Universidad del Cambio, Olsanamind e Hipnosis 360. www.olsanamind.com
  • Luz, J. (2015) Normas de Higiene del Sueño. www.hipnosis.es

Abandonar el consumo del tabaco

Cada vez hay más gente que quiere dejar de fumar y recurre al método de la hipnosis para abandonar un hábito tan insalubre como es el tabaco.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera el tabaco como una droga puesto que provoca tolerancia cruzada (con otras sustancias), dependencia física y psíquica, y síndrome de abstinencia. 

El humo contiene más de cuatro mil sustancias químicas, como monóxido de carbono, nicotina, sustancias irritantes para ojos y vías respiratorias como fenoles y tolueno, y sustancias cancerígenas como nitrosaminas y alquitranes.

Si has sido o eres fumador/a, recordarás la primera vez cuando el cuerpo lo rechazó con dolor de cabeza, quemazón de garganta, dolor de pecho, náuseas… 

La nicotina está considerada una droga de alto nivel adictivo, más que la cocaína y la heroína. Su alta capacidad adictiva hace que el cuerpo se adapte y que su privación genere el síndrome de abstinencia, porque genera dopamina en el cerebro.

Una característica de la nicotina es su rápida absorción, en ocho segundos llega al cerebro liberando neurotransmisores placenteros que son los responsables de la dependencia.

Normalmente, el inicio en el consumo de tabaco suele ser social, en jóvenes que inician sus andaduras sociales en nuevos grupos de amistades y nuevos ámbitos o clubes sociales. Cuando empiezan a formar la identidad de un “Yo integral” que combine con autonomía e independencia familiar. 

La hipnosis es un estado de atención focaliza, donde acompañamos al paciente a bucear en su inconsciente y cambiar aquellas creencias limitantes que impiden dejar la adicción. Mediante una relajación profunda, accedemos a un estado Theta de cuatro a siete ciclos por segundo. Ideal para conectarnos con el Yo más interno y conectar con la parte más inconsciente.

Es en este estado cuando podemos generar un aversivo en la persona para que el sabor del tabaco sea desagradable,  introduzca hábitos saludables en su vida o modificar la situación o persona que le oprime, en pro de su bienestar.

Los resultados en ocasiones son tan rápidos, que hay pacientes que con una sola sesión dejan de fumar sin futuras recaídas. 

Existen evidencias científicas que demuestran que la hipnosis es efectiva, rentable, rápida, no adictiva (a diferencia de los fármacos) y económica.

Dos de los estudios realizados son:

1. Ahijevych, K., Yerardl, R., & Nedilsky, N. (2000). Los resultados descriptivos de la Asociación Americana del Pulmón de Ohio: Programa de Hipnoterapia para Dejar de Fumar. Revista Internacional de Hipnosis Clínica y Experimental, 48 (4), 374-387.

2. Carmody, TP, Duncan, C., Simon, JA, Solkowitz, S., Huggins, J. Lee, S., & Delucchi, K. (2008). La hipnosis para dejar de fumar: un ensayo aleatorizado. Investigación nicotina y tabaco, 10 (5), 811-818.

Considerada la herramienta más efectiva que existe en la actualidad, con un 80% de resultados satisfactorios, la hipnosis es la opción más buscada y deseada por aquellos que optan por mayor calidad y bienestar.

Noelia Bonifacio 
Directora General IHN

El insomnio se puede vencer con Hipnosis (Parte I)

La mayoría de la gente ha padecido, alguna vez dificultades para dormir: lo que conocemos como insomnio. En el Instituto de Hipnosis y Neurobiología podemos ayudar a vencer dicho problema.

El insomnio, es  tener dificultad para conciliar o mantener el sueño, un despertar precoz, un sueño no reparador, etc. Cuando no dormimos bien en nuestro cuerpo se genera un estado de alerta que puede provocarnos cansancio, agotamiento, mal humor, entre otros, el cual nos limita en la vida cotidiana sobre muchos aspectos y claro, esto puede llegar a ser una tortura diaria.

Existen varios tipos de insomnio:

1. El insomnio relacionado con la ansiedad que se genera antes de dormir, tras el estres diario que origina pensamientos sobre los problemas ocurridos en la jornada. Aquí las personas afectadas les cuesta mucho conciliar el sueño.

2. El insomnio donde la persona afectada, por diversas causas, se despierta varias veces durante la noche, y luego de despertarse, no se puede dormir.

Tenemos que tener claro cuáles son las pautas para una buena higiene del sueño:

– Se recomienda caminar diariamete antes de la cena.

– Tenga horarios fijos para levantarse y para acostarse, a poder ser también los fines de semana, aunque puede hacer alguna excepción, sólo de vez en cuando.

– Hacer rutinas previas al sueño que le hagan llegar a la calma necesaria para tener sueño, como leer, meditar, escuchar música relajante… aquí algunas recomendaciones:

– No vaya a la cama con hambre, sed, ganas de orinar, etc.

– Si tarda más de 20 minutos en dormirse, significa que todavía no está preparado para dormirse.

– Una ducha o baño de agua caliente es conveniente antes de ir a la cama para relajarse.

– Haga una cena de poca cantidad  y no se acueste de inmediato, dé tiempo para la digestión.

– No coma chocolate o excitantes, ni fume antes de ir a la cama.

– Haga de su habitación una zona de rélax, acomódela a su gusto, en cuanto a los ruidos, la luz, la temperatura, etc.

– Si le cuesta dormir, haga alguna actividad tranquila, como leer, tomar una infusión, etc.

– Tenga en cuenta también que la ropa para ir a dormir, la cama y almohada deben ser de su gusto.

– No vaya a la cama si está muy activo, haga lo anterior para llegar a estar adormecido.

Hay que tener en cuenta que el sueño es necesiario para la recuperación física, mental y emocional de cualquier persona. Cuando dormimos se reasimila lo vivido durante la jornada, no asimilarlo correctamente puede llevarnos a tener problemas.

La calidad del sueño es muy importante y la cantidad de horas de sueño puede variar en las personas. Hay que tener en cuenta también que la ansiedad, la depresión y los dolores hacen que se acentuen los problemas de sueño.

El sueño tiene distintas fases, empezando por un sueño ligero que pasa a una transición de vigilia-sueño y origina un sueño ligero, donde se disminuyen la respiración y la circulación; posteriormente comienza el sueño profundo donde se empiezan a generar ondas Alpha y así llegar al sueño Delta, que es un sueño profundo; por último pasamos al sueño R.E.M. donde existen los conocidos Movimientos Rápidos de Ojos y en donde comenzamos a soñar.

En una sola noche se puede pasar por cuatro o cinco ciclos de las citadas fases, teniendo en cada ciclo, una duración de aproximadamente 90 minutos.

En la siguiente parte de este artículo hablaremos del insomnio, nos centraremos en las consecuencias que puede ocasionarnos esa falta de sueño y sus patologías. También daremos pautas de autohipnosis para aplicarlas de forma sencilla y poder llegar, en ciertos casos, a conciliar el sueño.

Si cree que tiene problemas de insomnio, no espere más y no dude en escribirnos para concretar una cita y solucionar sus problemas y así, poder tener una mejor calidad de vida.

En el Instituto de Hipnosis y Neurobiología podemos ayudarle a vencer el insomnio y muchas más cosas.

No lo dude. La salud es lo primero.

Kiko Alcarria
Secretario e hipnoterapeuta

 

 

 

El proceso del duelo

La mayoría de las personas atravesamos un proceso de duelo en nuestras vidas. Un duelo es una pérdida que nos afecta emocionalmente. Estos procesos nos agonizan y alteran el transcurso de nuestra vida. Nos crean incertidumbre y preocupación.

Por ejemplo, un duelo puede ser:

– La pérdida de un familiar o ser querido

– La pérdida laboral

– Una enfermedad

– Una ruptura matrimonial

– La pérdida del hogar…

En un duelo existen varias fases:

Fase de shock. Cuando se produce el suceso que nos desconcierta. Hay personas que les paraliza e inmoviliza. Es el momento en el que produce la separación, la muerte del ser querido.

Fase de rabia o agresividad. Podemos sentirnos bajos de autoestima y seguridad, enfadarnos con aquellas personas que consideremos responsables del hecho en sí. Puede suceder incluso que nos autoculpabilicemos a nosotros mismos.

Fase de desorganización: Esta etapa se caracteriza por la toma de conciencia de la situación de que el ser querido ya no volverá. Este momento se caracteriza por la sensación de desorganización al no estar presente ese ser querido. Es habitual sentir apatía, tristeza… Tendencia a abandonarnos.

Fase de organización: poco a poco vamos afrontando la nueva situación. Nos adaptamos al sentimiento de pérdida y comenzamos a reconstruir nuestra vida. Para ello, debemos:

– Aceptar la pérdida.

– Experimentar el dolor de la pérdida, sin bloquear los sentimientos.

– Adaptarse a la nueva situación.

– Mirar al futuro. No se trata de olvidar al ser querido, sino de recolocarnos. La vida no volverá a ser la misma, pero permitirá la entrada de nuevas relaciones y emociones.

¿Cuándo acaba un proceso de duelo?

No hay un tiempo establecido. Depende de cada persona y del lazo de dependencia. Es un proceso lento y progresivo. Se consigue en el momento en el que podamos mirar atrás y ser capaces de recordar esos momentos sin pena y dolor, sino como una etapa de una historia compartida.

¿Qué debo hacer?

Es importante tener tiempo para pensar, para estar solo. Habrá gente que deseará compartir su experiencia y habrá gente que no. Cada uno se expresa de manera diferente. Podemos planificar nuestro día a día. Puede que sirva para tener ocupado el tiempo sin olvidar que debemos prestarnos atención.

Sugerencias familiares

En estos casos es importante que los familiares NO utilicen:

– Cortar la expresión de sentimiento. Por ejemplo: anímate.

– No decir lo que debe hacer o sentir. Por ejemplo: yo estaría…

– Evitar frases hechas. Por ejemplo: es ley de vida.

– Evitar que exprese lo que siente.

– No establecer límites y plazos.

– No temer nombrar a la persona fallecida.

En cambio lo que sí debemos hacer:

– Estar disponibles para ellos. Normalizar la situación.

– Sugerencias para la persona que padece la pérdida.

– Obsérvate e indaga en tu interior qué necesita tu espíritu en todo momento. Si necesitas soledad o compañía no dudes en atenderte.

– Utiliza un diario. A partir de ahora será tu amigo y compañero. Escribe todos los días. Puedes hacerlo al levantarse o al acostarte. Preferiblemente a la hora de ir a la cama. No dejes que nadie lo lea. Es privado y personal.

– Ten cuidado a la hora de juzgarte, sé benevolente. Utiliza lenguaje formulado de manera positiva.

– Evita la negación. Tu mente no reconoce entre un “sí” y un “no”.

– Equilibra su campo energético. Cada persona se energetiza de una manera distinta. Busca tu forma. Pj. unos lo hacen meditando, otros con Yoga, otros a través de las artes marciales, otros paseando… ¿Cuál es la tuya?

Y, por supuesto, y la más importante de todas, haz hipnosis con un especialista para viajar al alma de la curación. A nuestro ser interior.

Complicaciones

El proceso de duelo requiere que la persona dé pequeños pasos. Es un camino lleno de tareas. En ocasiones la atención y el apoyo del entorno son suficientes, pero acompañar no siempre es fácil. Muchas veces ni el propio sujeto sabe lo que quiere y el apoyo que recibe distancia más las relaciones haciéndolas más complicadas, tensas, frías o distantes.

Cuando nos sentimos solos e incomprendidos, es importante buscar un especialista en procesos de acompañamiento es importante.

Recordemos que el proceso normal tiene una duración limitada, cuando se extiende en el tiempo, es síntoma de duelo crónico.

Un duelo crónico es cuando la persona no ha sido capaz de desvincularse del fallecido. Y un duelo reprimido, es cuando la persona no ha expresado la pena y rehace su vida inmediatamente.

Este duelo crónico a lo largo de los años se puede manifestar físicamente. Para ello habría que realizar un protocolo.

“El dolor que no habla, cierra el corazón sobreexcitado y le hace romperse”, Shakespeare en su obra Macbeth.

El miedo

Sabemos qué es el miedo, pero este sentimiento que nos reduce a lo más primario de nuestro ser animal, nos hace cometer el error de tratarlo intelectualmente, creyendo que al describirlo tendremos control sobre él, cuando hoy se sabe que no es desde el intelecto sino desde la consciencia donde se vence todo temor.

El miedo es sin duda uno de los sentimientos esenciales a todo ser sensible. Todos lo hemos sentido, en más de una ocasión, hemos sufrido esa perturbación de nuestro ánimo que nos angustia, que derrumba la fortaleza de la razón y que, apoderándose de nuestra capacidad de acción, nos orilla a percibirnos como indefensos, impotentes, pequeños, insignificantes, totalmente incapaces, ante aquello que percibimos como un riesgo o un daño a nosotros mismos, nuestro entorno, a los que amamos o, a nuestros deseos. Sea el peligro real o imaginario, este nos obliga a retroceder cuando tenemos que avanzar, nos hace desistir cuando tenemos que insistir, nos lleva a negarnos a nosotros mismos cuando debemos y tenemos que afirmarnos en esencia y verdad.

En el reino animal, el miedo es un factor necesario y útil para la supervivencia. Ante el peligro o sus señales, el ser animal procurará huir como primera respuesta, y si no puede huir, luchará para continuar vivo. En ambas situaciones el miedo que experimenta activará una serie de respuestas físicas y bioquímicas en sus sistemas nervioso y motriz, que mejorarán su desempeño y capacidad en la acción que pueda o intente realizar; le hará priorizar sus percepciones, afinándolas y enfocándolas sólo en las esenciales para sobrevivir; suprimirá los deseos o necesidades innecesarias en la emergencia que afronta, le dotara de recursos extraordinarios de reacción, reducirá sus sensaciones de dolor o cansancio en tanto supera el peligro y, una vez pasada la situación detonante de la respuesta instintiva, se degradará dando paso del estado de emergencia vital al estado normal de alerta. Este miedo se refiere siempre a la realidad tangible, seguir sano y vivo.

En el plano humano, si bien existen los temores básicos referidos a nuestro ser instintivo, como lo son los debidos a peligros reales, tangibles y presentes y que afectan directamente nuestra integridad física y de los nuestros; los temores se multiplican, amplifican y refinan: y ya no se refieren a situaciones reales, sino a situaciones potenciales, a aquellas cosas y circunstancias que hemos convertido en hábito y que creemos importantes y necesarias en la vida: la posición social, las apariencias… los sustitutos de vida real, el dinero, el poder, el prestigio, los ruidos mentales y todo aquello que utilizamos para no sentir ni ver la falta de trascendencia o significado de nuestra vida. Nuestra experiencia queda en función de otros y ello debido a un temor mayor: el temor a vivir.

El temor a vivir, como nos lo dicta nuestro ser real, el yo íntimo, trascendente, esa esencia espiritual, que es el eje y centro de nuestro ser completo, nos lo inculca la sociedad, que nos censura por no ser uniformes y obedientes a un patrón artificial, a una existencia equivocada que no responde a nuestra naturaleza íntima y humana. Ese es el temor central de nuestro mundo actual.

Pero ¿cómo vencemos al temor? ¡No ignorándolo! Al ignorarlo o negarlo, sólo le damos más poder, pues lo envolvemos en un aura de misterio y oscuridad, que lo fortalece a expensas de nuestro propio poder personal. Lo vencemos siendo conscientes de nosotros mismos: aceptando que sentimos miedo…y sólo entonces podremos enfrentarlo desafiándolo, avanzando aun sintiendo su presencia en nuestro fuero intimo. Recordemos que el Héroe es aquel que hace lo que cree correcto y quien aún temblando de miedo, actúa, vive en sus actos, no en pensar si actuará. A cada uno de nosotros nos corresponde ser el Héroe de nuestra propia historia.

Mientras escribo este artículo, tengo miedo, cual monstruo que se ocultaba en los sitios oscuros en mi infancia, me acecha en este momento, pues he convertido su nombre en un tabú y le he dado poder a su presencia. Tengo miedo de no ser amado porque soy bajito, regordete, no pronuncio la “r”, no entro en el ideal físico de una sociedad enferma. Tengo miedo de mi futuro económico en esta “crisis”, tengo miedo a una vida aburrida, vacía y carente de significado, tengo miedo a ser olvidado o ser intrascendente, a no ser importante. Tengo miedo pues no logro ver mas allá del día de hoy y el futuro es una incógnita, y no puedo controlarlo; tengo miedo a fracasar, como si fuera un pequeñuelo y me fueran a castigar “los mayores”, que hoy son el destino, Dios, la suerte o el mundo. En este acto de confesión hago exorcismo de mis temores, al poder darles nombre y reducirlos a garabatos en el papel, los ridiculizo, los trivializo, los enfrento, les resto el poder que yo mismo les otorgué, en el principio cuando eran monstruos bajo mi cama, y que después fueron sustituidos por el miedo al rechazo, por miedo a vivir, a simplemente ser.

La vida en el temor, no es vida para nadie. En la vida hay multitud de peligros, eso es así, es parte de la vida, hay que aceptarlo y superarlo; pero al quitarle al miedo el control de nuestra vida en voluntad y consciencia, aceptando que a veces perderemos pero también a veces ganaremos, que en ocasiones caeremos pero que también nos levantaremos, accederemos al Héroe que vive en nosotros, al verdadero Ser que puede y seguramente será feliz. Sólo entonces viviremos plenamente con tristezas y alegrías, con fracasos y triunfos, y podremos avanzar en la senda del futuro desconocido con una sonrisa en los labios, paz y confianza en el corazón, sabiendo que el cobarde muere mil veces, pero el valiente es inmortal.

Breves nociones de grafología

La grafología es la técnica que estudia las características psicológicas de la persona a través de la forma y los rasgos de su escritura. Mientras que el texto simboliza el yo social, la firma es el reflejo del yo íntimo.

Aspecto que desvalorizan la persona:

Tachar la firma.
Realizar con menos tamaño algunas de las partes de la firma.
Realizar con menor legibilidad alguna de las partes.
Escritura temblorosa.
Firmar con dos renglones, desvaloriza lo que hay debajo.
Firmar sólo con las iniciales.
Firmar con enmiendas (muchas floritura).
Parte de la firma más estrecha que la otra.

Para analizar una firma, primero estudiaremos la escritura y luego la rúbica, que es el trazo que adorna la escritura.

LETRA

– Letra inicial de la firma pequeña: sentimiento de inferioridad.
– Normal: equilibro consigo mismo.
– Grande: lucha por ascender. No se conforma con lo que tiene. Necesita que le reconozcan sus méritos constantemente.
– Muy grande: orgullo desmesurado. Tiene que destacar por encima de los demás.
– Anchura inicial de la firma: nos revela la firmeza con la que se camina por la vida.
– Pequeña: temor y vacilación. Timidez.
– Normal: seguridad y aplomo.
– Ancha: fuerza y empuje.
– La dirección: simboliza la ambición del sujeto y el camino empleado para tratar de conseguir sus metas.
– Ascendente: sus metas y objetivos según el grado de inclinación son más o menos alcanzable.
– Normal: madurez y autocontrol. Probablemente ha colmado sus expectativas en el plano profesional.
– Descendente: poca ambición.

LA RÚBICA

Permite ver cómo son las ambiciones personales y los mecanismos de defensivos que utiliza para salvaguarda su intimidad. A más rúbica, menos personalidad. Y menos rúbica, más personalidad.

SITUACIÓN

-Alejada: lo hace como autoprotección. Tiende a poner barreras entre él y los demás.
– Cercana: se relaciona bien con los demás.
– Invade el texto: tenencia a invadir el terreno de los demás.
– Tacha el texto: siente deseo de cambiar algo de su personalidad. Si es muy evidente, no se acepta.

SUBRAYADO

– Pequeño: poca valoración de sí mismo. No se siente seguro.
– Igual: valoración justa.
– Grande: no se siente seguro de sí mismo. Necesita muletas.
– Subrayando varias veces: necesidad de hacerse notar constantemente. Desea imponerse.
– Separa nombre y apellido: separa el plano social o laboral del personal.
– El nombre subrayado entre dos líneas: prefiere acatar lo que le dicen. Se autolimita en la consecución de las letras.

CURIOSIDADES

¿Cómo podemos identificar a un mentiroso?¿Y un charlatán o chismoso? ¿Y un egoísta?¿Qué significa cuando una persona escribe con letra grande?¿Y letra pequeña? ¿Cómo podemos saber si una persona está deprimida? ¿Cómo podemos saber si una persona está tomando drogas o es farmacodependiente? ¿Cómo escribiría una persona violenta? ¿Y una persona afable?

¿CÓMO PODEMOS SABER SI ALGUIEN ES NOBLE A TRAVÉS DE SU FIRMA?

NOBLE: línea recta. Legible. Rúbica sencilla o ausente. Tamaño de la firma y de la escritura igual o similar. Nunca menor.

INNOBLE: ilegible. Rúbica complicada. Firma grande con respecto del texto. Muy ascendente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies