Regresa a ti

Has tenido el valor de nacer. Tal vez no dispusiste de suficientes recursos. Puede que no te supieran educar. Quizás nadie te supo ver y nadie te supo amar. Tal vez acumulaste heridas abiertas, cansancio y dolores. Puede que hayas tenido la tentación de rendirte al sufrimiento y al abandono, pensando que así mitigarías tu soledad. Sin embargo, estás aquí y mereces ser feliz.

Recuerda que si permaneces aquí, es porque así lo deseas, es porque eres capaz.

Por muy abajo que hayan llegado tus circunstancias, tus alas siempre te permitirán volar.

Por muy profunda que sea la amnesia de tu mente, tu corazón siempre te sostendrá.

Eres poderoso y bello. El Universo te ama y tiene fe en ti, por eso, en cada instante te da todo lo que puedes necesitar para evolucionar, para recordar, para ser feliz.

Tu camino es único y sólo tú lo puedes andar. Nadie hará por ti lo que tú mismo no hagas. No tienes enemigos, sólo aliados que te muestran tu juego.

Lo que ves en los demás no es más que tu propio reflejo. Deja de luchar, basta con actuar. Descubre dónde estás.

Camina y atrévete a ser quien has venido a ser. Olvida las dudas, trasciende lo que te ha limitado… ¡Vuela!

Cuida tus palabras, tus pensamientos y tus siembras, eres una herramienta de tu alma manifiesta en la Tierra. Responsabilízate de ti y de tu vida.

Sé valiente, sé honesto, sé coherente. Sé una digna muestra de voluntad que te trajo hasta aquí.

Sé tierno y amoroso sin dejar de ser impecable y implacable.

No te resistas. Confía, suelta el control de tu ego. Entrégate. Deja de esperar, descubre tu presente con honestidad y agradecimiento.

Usa tu energía sólo en aquello que realmente la requiera. Y recuerda preguntarte: ¿para qué?.

Tus creencias crean tus actitudes y tus actitudes crean tu destino.

Sé correcto y amoroso, sal de la sensibilería y el prejuicio.

Eres un ser completo. Todo lo que necesitas está en ti. Cuando lo descubras, dejarás de padecer la soledad.

Deja ir todo lo que te ha limitado. Descubre tu esencia, tu belleza y tu auténtico poder. Necesitas derramar todo el amor que guardas en tu interior.

Trasciende las apariencias y comparte tu corazón. Revisa tus valores, encuentra el sentido de tu vida, atrévete a salir de la mediocridad.

No huyas de tu oscuridad, porque tú también eres eso de lo que huyes.

La iluminación consiste en integrar en la luz todo eso que no has querido reconocer de ti.

Recupera la inocencia, aprende a mirar el mundo y a ti con ojos limpios, libres de un pasado frustrante, triste o desconfiado. Aprende a mirarte cada instante con los ojos del amor.

Deja de esperar reconocimiento, deja de esperar que las cosas sean mejores, deja de esperar que los otros cambien, deja de hacer lo que crees que los demás esperan de ti, deja de alejarte de ti, deja de hacerte daño.

Elige, decide, confía, actúa, atrévete, manifiéstate, brilla y permite que la vida te ofrezca y te sostenga.

Haz de este tu hogar, crea con consciencia tu vida, disfruta de cada oportunidad, haz fácil lo difícil, cumple tu misión, sé leal a tu alma, manifiesta tu grandeza, haz todo lo que puedas, comparte desde el ejemplo, mira el corazón de los demás.

Entrégate por entero a la vida, sólo recibirás de ella aquello que tú le des. Y como mereces lo mejor, debes estar dispuesto a ofrecer lo mejor.

Vuelve a tu hogar. Regresa a ti. Conoces el camino. Tu alma te está esperando.

¡Namasté!

Leave a comment

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked (required)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies