PAUTAS PARA DEJAR DE FUMAR

SUGERENCIAS PARA COMENZAR:

  • Ponente una fecha concreta como inicio
  • Haz ejercicio. Cambia tu estilo
  • Bebe más agua y evita el alcohol
  • Controla lo que comes. Evita los fritos y las grasas
  • Piensa en positivo, nunca en negativo
  • Cambia la rutina con la que asocias fumar
  • Puede que te sirva tener algo entre lo dedos que sustituya el cigarrillo

MIEDOS Y ESCUSAS

  • Falta de voluntad.
  • Fracaso: si la primera vez estuviste 3 ó 5 días sin fumar, la siguiente estarás 15 y la siguiente 1 mes.
  • No encuentro ni el lugar ni el momento: debes planificarte. Ponte una fecha y un objetivo.
  • Voy a engordar: dejar de fumar no engorda. El cuerpo está acostumbrado a que la ansiedad se elimine fumando, y si no fumamos recurrimos a eliminar la ansiedad comiendo altas calorías. También influyen la recuperación del gusto y el olfato, ya que olemos mejor la comida.
  • No bajes la ingesta de tabaco. Pensar en el próximo cigarrillo es peor que dejar de fumar.

Sigue habiendo mucha gente con deseo de dejar de fumar que lo sigue intentando. El primer paso para dejar de fumar es QUERER seguido de ME PONGO EN MARCHA.

Para ello voy a dar algunas directrices aunque insisto en que el acompañamiento con un profesional experto en hipnosis es la mejor herramienta después de la INTENCIÓN.

RITUAL ANTES DE FUMAR

Coges un cigarrillo. Le das la vuelta entre los dedos. Lo percibes por los 5 sentidos.

Y lo dejamos al revés en el paquete de tabaco.

Bebemos un poco de agua y prestamos atención al frescor en nuestra boca y la garganta.

Después tomamos la decisión de ejercer la libertad de no fumar o por el contrario coger el cigarro y encenderlo para fumar solamente 1/3.

DIRECTRICES A TENER EN CUENTA

En primer lugar, la persona que quiera dejar de fumar le pido que coja el paquete de cigarros mientras dure todo el proceso:

  1. TOMA DE CONCIENCIA
    1. ¿Quieres dejar de fumar TÚ o por el contrario te lo han pedido?
  2. Conocer la motivada para fumar
    • ¿Desde cuándo fuma?
    • ¿Cuántos cigarrillos al día?
    • ¿Ha dejado de fumar alguna vez?
    • ¿Qué hizo para dejar de fumar?
    • Si te lo has dejado ¿por qué volviste a fumar?
    • ¿Por qué quería dejar de fumar en esa ocasión? (salud, embarazo, niños…)
    • ¿Por qué quiere dejar de fumar ahora?
    • ¿Para qué fuma? ¿Cuál es el beneficio?. Reencuadrar las creencias (relaja, por problemas, liberación…)
  3. Dejar de fumar
    • ¿Qué te gusta del tabaco?
    • ¿Qué te molesta del tabaco?
    • ¿Qué está dispuesto a hacer?
    • ¿Qué va a ganar dejando de fumar?
    • ¿Qué vas a dejar de perder dejando de fumar?
    • ¿Qué representa para ti dejar de fumar?

En este momento y según el motivo por el que la persona fuma, trabajaría con un profesional la creencia que le está motivando

  • creencias limitantes y regreso al equilibrio
  • localizar el origen emocional y liberarlo

HIPNOSIS DIRECTA – BREVE SUGESTIÓN

Toma conciencia de tu respiración. Siente la sensación de bienestar y sosiego que te produce. Siente como el aire relaja cada parte de tu cuerpo. Desde los pies hasta la cabeza.

Ahora vas a viajar a un paisaje montañoso. En plena naturaleza. Te sientas bajo un árbol, no existe el tiempo, sólo hay calma y sosiego. Mira a tu alrededor, sobre la hierba hay un cigarrillo. Se te debe de haber caído al sentarte. Cógelo y observa atentamente cómo es: es un pequeño cilindro de papel en cuyo interior hay hierba seca. Pero ten cuidado: no es una hierba cualquiera porque tiene sustancias tóxicas que dañan tu cuerpo.

Piensa en el día que fumaste por primera vez. Recuerda el sabor de tu primer cigarrillo. Era fuerte, amargo, desagradable. Después de la primera calada la cabeza te daba vueltas y no sentías ninguna gana de continuar. Y sin embargo, lo hiciste, sólo porque lo hacían los demás. Y más tarde porque el tabaco se había convertido en una costumbre que poco a poco te fue generando dependencia.

Ahora piensa en los efectos nocivos.

  • disminuye la fuerza muscular
  • disminuye el ritmo cardiaco

por eso cuando subes escaleras, te falta el aliento.

  • te impide saborear los alimentos que comes
  • intoxica el hígado
  • si observaras en transparencia los pulmones de un fumador, los verías grisáceos y llenos de alquitrán.

Por eso, a partir de ahora, cada vez que sientas el deseo de fumarte un cigarrillo pensarás en sus efectos nocivos y en el sabor que te dejó tu primer cigarrillo, y comprenderás que el tabaco no te aporta nada bueno. Cada vez que venzas al tentación, te sentirá poco a poco, cada vez mejor.

Cuando alguien te ofrezca un cigarrillo, le dirás que no. Y eso te hará sentir fuerte y satisfecho.

Ahora presta atención a mis palabras. De ahora en adelante, cuando enciendas un cigarrillo notarás un sabor desagradable, un sabor amargo e insatisfactorio. Eso te ayudará a limitar tu consumo diario. A partir de mañana irás dejando poco a poco el tabaco que ya no te aporta ninguna satisfacción.

DESPERTAR

Leave a comment

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked (required)